Las concesiones desataron una jornada de furia en el Concejo rosarino

Ediles oficialistas y opositores se cruzaron con duros términos a raíz de la detección de bares enganchados a la luz en la rambla Catalunya

Ediles oficialistas y opositores se cruzaron con duros términos a raíz de la detección de bares enganchados a la luz en la rambla Catalunya

La caducidad de la concesión de los bares de La Florida que fueron detectados enganchados a la luz generó un sinnúmero de peleas, enfrentamientos e insultos en la sesión de ayer del Concejo Municipal. Justo en el mismo día en el que los ediles rindieron homenaje a los rosarinos que fueron víctimas del atentado en Nueva York.

La tarde de furia tuvo su génesis en la reunión de la comisión de Labor Parlamentaria, donde el presidente del bloque oficialista, Horacio Ghirardi, pidió al resto de los ediles que el cuerpo legislativo mostrara su beneplácito con la decisión de la intendenta Mónica Fein de revocarle la concesión de los bares al empresario Mario Cornaglia.

Horas después, y ya en el recinto de sesiones, la concejala socialista Verónica Irizar pronunció un encendido discurso en el que dejó sentada la clara posición oficial contra todo tipo de irregularidades en materia de concesiones.

Fue en ese momento cuando los concejales Norma López (Frente para la Victoria) y Jorge Boasso (radicalismo) le salieron al cruce con algunas objeciones.

“Está muy bien la iniciativa, la apoyamos y la aplaudimos”, cuentan los presentes que dijeron ambos, palabras más, palabras menos. Pero enseguida arremetieron contra el oficialismo y recordaron algunas cuestiones pendientes en materia de concesiones.

Un repaso por la historia

“Hace desde el 2013 que venimos denunciando que el canon era muy bajo” y que “ni siquiera lo pagaba”, recordaron los concejales, que le enrostraron al oficialismo los múltiples incumplimientos del concesionario, que habían quedado sentado incluso con dictámenes muy lapidarios por parte del Tribunal Municipal de Cuentas.

“Ustedes nos están tratando de corruptos”, saltó en defensa del oficialismo la concejala Irizar, quien le recordó a Boasso su doble función de ejecutor fiscal de la Afip mientras se desempeña como concejal.

Una de las principales espadas políticas con la que cuenta la intendenta en el Concejo recordó que “la comisión investigadora de concesiones no encontró ningún hecho reñido a la corrupción en ninguno de los concesionarios” y le recordó a Boasso que como ejecutor fiscal de la Afip “sin duda conocía si alguno no cumplía con sus obligaciones tributarias”.

Ante esto, Boasso le pidió que no dijera “imbecilidades”, en uno de los momentos más tensos de la tarde.

Irizar también le echó en cara su vinculo kirchnerista a Norma López, a quien le disparó: “Nos venís a acusar vos que defendes a (el ex ministro de Planificación Federal Julio) De Vido. No tienen autoridad moral para hablar de corrupción”, le espetó

Siguiendo con esa misma línea, Ghirardi, también del Frente Progresista, trató de “hipócrita” a Boasso.

En medio de un clima cada vez más caldeado, López subrayó que se trata de una concesión que siempre estuvo en el ojo de la tormenta y que, sin embargo, “ahora quieren que avalemos la decisión de rescindir algo que tendría que haber caducado hace años”.

Más allá de los fuertes cruces y algunos pedidos de disculpas, unas horas antes el municipio ya se había hecho cargo de los bares de la rambla Catalunya.

Fuentes laborales

El Concejo, a iniciativa del edil justicialista Eduardo Toniolli y de su par, María Fernanda Gigliani, instó ayer al municipio a preservar las fuentes laborales de los empleados que trabajan en los bares que administraba el empresario Mario Cornaglia, a quien le quitaron las concesiones tras detectar que estaba colgado de la luz.

Fuetne: La Capital Rosario