El municipio de Rosario tomó posesión de los bares de la Rambla Catalunya

Se hará cargo de la administración luego de que se les quitó la concesión tras detectarse que estaban enganchados a la luz

Se hará cargo de la administración luego de que se les quitó la concesión tras detectarse que estaban enganchados a la luz

Días después de que una pericia los vinculara al robo de electricidad, la Municipalidad tomó ayer posesión de tres de los cinco bares de la rambla Catalunya. Funcionarios de la Secretaría de Gobierno pusieron en marcha un inventario de los edificios, muebles y bienes de los locales donde funcionan Mordisco, Señor Arenero y Caracolas, que formaban parte de la concesión adjudicada hace siete años al empresario Mario Cornaglia. Desde la empresa Costanera Rosario, que se hará cargo del nuevo gerenciamiento, aseguraron que se mantendrán los puestos de trabajo.Mientras tanto, el tema disparó una ardua sesión en el Concejo Municipal, donde los ánimos estuvieron muy caldeados luego de que el oficialismo pidiera un reconocimiento del cuerpo legislativo a la decisión de la intendenta de caducar las concesiones en manos de Cornaglia (ver página 8).

La toma de posesión de los bares por parte del municipio fue el final esperado de una película que se inició cuando la Empresa Provincial de la Energía (EPE) hizo público el hallazgo de una conexión ilegal al tendido del alumbrado público. Temprano, en medio de la copiosa lluvia de ayer, varios móviles de la Guardia Urbana Municipal y la policía se apostaron en el paseo público de la costanera. Los esperaban los representantes legales de las firmas Sol Eventos y Catering SRL y Naturaleza Urbana SRL, a quienes se notificó del decreto que ordenaba revocar la concesión para la explotación de bares en el complejo de playas.

Ante la sorpresa de los empleados y de algún que otro proveedor, ya que la rambla estaba completamente vacía, los abogados del municipio recorrieron durante toda la jornada las instalaciones de Mordisco, Señor Arenero y Caracolas, para realizar un inventario. La tarea continuará con los paradores Primavera y Natural Mystic.

El decreto que revoca la concesión de los bares apunta que la EPE detectó irregularidades en el consumo de energía en la zona donde funcionan los bares costeros y que la Dirección de Alumbrado del municipio realizó una inspección de seguimiento de los cables hallando que proveen luz al sector concesionado, constatando las irregularidades.

Fue en septiembre, cuando la EPE detectó una conexión ilegal en un tablero de avenida Colombres y la bajada Puccio, a la altura del club Remeros. Los técnicos del municipio determinaron después que la electricidad que bajaba del gabinete del alumbrado público llegaba directamente hasta el bar Natural Mystic. En ese local, además, hallaron un tablero dentro del bar con una llave de paso para habilitar la posibilidad de tomar energía, tanto de los generadores que existían en cada uno de los locales como de la red de alumbrado público.

El titular de los emprendimientos gastronómicos, Mario Cornaglia, cuestionó las inspecciones. “Voy a demostrar que no me enganché de la luz”, sostuvo el miércoles pasado en el programa “Procopio 830”, que se emite por La Ocho.

Cambio de manos

El secretario de Gobierno del municipio, Gustavo Leone, confirmó que se puso en marcha la toma de posesión. Mientras tanto, la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) instalaba los nuevos controladores fiscales que permitirán el funcionamiento de los bares “posiblemente desde este fin de semana”. En tanto, en el Ministerio de Trabajo de la provincia se inició el proceso de registro de empleados, contratados a tránsito hasta que se liciten nuevamente estos locales y se adjudiquen a un nuevo concesionario. Los cinco espacios suman un plantel de unos 70 trabajadores.

En la transición, explicó, los espacios serán gerenciados por la empresa municipal Costanera Rosario, administradora de La Florida.

Fuente: La capital Rosario