Piñera compara a Guillier con Maduro y apunta a que Chile se convertirá “en otra Venezuela”

El expresidente Sebastián Piñera comparó a su rival en el balotaje, Alejandro Guillier, con el mandatario venezolano Nicolás Maduro, reforzando la estrategia electoral de la derecha chilena que sostiene que el país va camino a convertirse en "otra Venezuela".

El expresidente Sebastián Piñera comparó a su rival en el balotaje, Alejandro Guillier, con el mandatario venezolano Nicolás Maduro, reforzando la estrategia electoral de la derecha chilena que sostiene que el país va camino a convertirse en “otra Venezuela”.

“Yo veo que el candidato Guillier está cada día más violento, más demagogo, más populista, más errático y se parece cada día más a Maduro”, dijo el candidato que aspira a llegar nuevamente a La Moneda.

A 18 días de la segunda vuelta presidencial, Piñera expresó ante sus seguidores: “Yo me pregunto ¿adónde nos conduce ese camino? Yo veo que algunos con tal de aferrarse al poder y a sus prebendas están dispuestos a hacer cualquier cosa”.

En reacción al discurso de la noche del lunes del representante del oficialismo, el exgobernante sostuvo que “lo que Chile necesita son candidatos que busquen la unidad entre los chilenos, que hagan propuestas en forma responsable, que se encarguen y preocupen de hacer propuestas que sean factibles de cumplir”.

Y endureciendo más su crítica al rival, afirmó que “un eventual Gobierno de Guillier va a ser dominado por el PC (Partido Comunista) y los sectores más extremistas de nuestro país. Ese no es el camino que los chilenos necesitamos, queremos y merecemos”. Piñera recibió el apoyo, a título personal, de 12 militantes de Ciudadanos, el partido político liderado por Andrés Velasco, exministro de Hacienda del primer gobierno de Michelle Bachelet.

También adhirieron el ex vicepresidente de la Democracia Cristiana, Juan José Santa Cruz, y Rafael Guilisasti, ex presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio. Santa Cruz explicó que “no somos de derecha, no nos hemos cambiado de vereda, creemos que este país se juega en la próxima elección el destino de seguir una estrategia de desarrollo para todos los chilenos o un retroceso a políticas de los años 60.

Nosotros vamos a estar y vamos a votar y a llamar por Sebastián Piñera, porque creemos que es un voto responsable”.

La Democracia Cristiana sufrió un descalabro electoral luego que su candidata presidencial, Carolina Goic, obtuviera tan solo el 5,6% de los votos. El consejo de la DC decidió al día siguiente entregar su apoyo a Guillier.

A su vez, el senador independiente de izquierda realizó un gesto al Frente Amplio (ostenta el 20% de la votación del pasado 19 de noviembre, y anunció la condonación de la deuda del Crédito con Aval del Estado (CAE) al 40% de los estudiantes más pobres.

“Vamos a poner fin al CAE y vamos a salir en ayuda de esas familias endeudadas que hoy no pueden pagar y que ven como pesadilla la deuda del CAE”, planteó el sociólogo y periodista.

Enrostró que “para aquellos que dicen que esto es demagogia y no se puede pagar, les quiero recordar que en los años 80 la dictadura salvó a los bancos chilenos de la quiebra con el patrimonio de todos los chilenos y nadie habló de dictadura, ni de abuso, ni de colusión ni de privilegio”.

“Por qué pudimos salvar a los bancos y no pudimos salvar a las familias chilenas?”, interrogó públicamente.

Aunque es considerado un gesto hacia el FA, los dirigentes del conglomerado debaten la opción que adoptarán y que darán a conocer mañana. Conformado por 12 orgánicas, lo más probable es que se deje en libertad de acción a sus adherentes, como ya hizo el Partido Humanista, mientras otro sector llamaría a votar contra Piñera y, por lo tanto, por Guillier. En esta segunda vuelta se ha replicado el escenario de hace 30 años entre el Si y el No a la dictadura. Por redes sociales, los dos comandos advierten sobre el peligro del otro. Para unos, Chile arriesga convertirse en otra Venezuela y, para otros, peligran los derechos sociales adquiridos.

Fuetne: Tucumán Hoy