Cambió la recolección y ahora se recicla el doble en Neuquén

La planta de la meseta duplicó su trabajo con la "ruta de los secos".

La planta de la meseta duplicó su trabajo con la “ruta de los secos”.

Tras casi dos años sin muchos avances con la separación de basura en las casas, el Municipio incorporó un nuevo servicio que duplicó el trabajo en la planta recicladora de la meseta. Por ahora lo llaman “la ruta de secos” y consiste recolectar lo que se acopia en empresas, hipermercados y escuelas. Con esta modificación, hoy se recuperan 30 toneladas de residuos por mes, en su mayoría cartón.

La planta recicladora, que administra una cooperativa de ex cirujas, comenzó a funcionar a fines de mayo con varias complicaciones. Como eran pocos los vecinos que separaban la basura, la cinta separadora se trababa. Para colmo, de 60 trabajadores iniciales, quedaron menos de 20.

En junio, el primer mes de funcionamiento, procesaron 14 toneladas de residuos, de lo que se recuperó poco y con baja calidad. Para ayudar a incrementar el trabajo, el municipio incorporó un servicio adicional de recolección de basura en sitios puntuales y con camiones propios, por fuera del servicio de Cliba.

Empezaron con empresas que generan grandes volúmenes de papel y plásticos y luego sumaron seis puntos verdes, o sea, bolsones enormes ubicados en edificios de acceso público.

Armaron una red de acopio, que incluyó la zona céntrica y cuatro barrios (ver aparte.) Allí, la gente puede tirar los reciclables sin necesidad de tener dos tachos en sus casas ni estar atentos al cronograma de húmedos y secos.

“El camión de la ruta de secos pasa tres veces por semana y es distinto porque nadie mezcla el residuo; mientras que en el domiciliario tenés un sector donde todos los vecinos separan bárbaro y, si en una cuadra no lo hacen, bajan la calidad”, explicó la subsecretaria municipal de Ambiente, Silvia Gutiérrez.

Con el nuevo método, en agosto, la planta recicladora recibió 50 toneladas de basura, más del doble de lo que venía procesando y de mucha mejor calidad, porque lo que provenía de la ruta de los secos llegaba prácticamente listo para la reventa.

5% Es lo que se aprovecha hoy de la planta de reciclado que funciona en el basural.

Cien toneladas

Hoy ingresan al complejo 53 toneladas al mes y se recuperan 30. A ese ritmo, cerrarán el año con una producción de más de 100 toneladas. La mayor parte es cartón (lo que más les interesa porque se cotiza mejor), aunque también comercializan fardos con plástico, metal, vidrio y trapos.

Para 2018, el objetivo es extender la ruta de los secos por toda la ciudad. Gutiérrez dijo que “lo importante es que vaya en aumento y estos meses siempre sean peores que los que vienen”. Aclaró que el nuevo método no reemplazará la separación domiciliaria, sino que se trata de un complemento, “pero fue sin dudas un salto importante”.

Dónde están los puntos verdes

Los puntos verdes del nuevo servicio para residuos secos están ubicados por ahora en edificios del centro y sureste de la ciudad, pero el plan del municipio es extender la red en los próximos meses.

Los centros de acopio funcionan en la escuela 103, de Confluencia; 64, de Bouquet Roldán; 132, de La Sirena, y 36, de Belgrano; así como en el shopping Alto Comahue y el Concejo Deliberante. Para fin de año, prevén sumar la sede municipal de Progreso.

Fuente: La Mañana Neuquén