Esquel: hasta la basura refleja la crisis en los bolsillos de la gente

El gerente de la planta de tratamiento asegura que actualmente reciben "solo cáscaras, todo bien procesado y consumido al máximo. Era común que tiraran pollos enteros; ahora no”.

El gerente de la planta de tratamiento asegura que actualmente reciben “solo cáscaras, todo bien procesado y consumido al máximo. Era común que tiraran pollos enteros; ahora no”.

La crisis económica se refleja también en el tipo de residuos que llegan a la planta de tratamiento en la Ruta 40 camino al aeropuerto, donde se reciben los desechos y se los clasifica.

Raúl Páez, gerente de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos, dijo en FM Tiempo Esquel que “es algo notorio en la separación del orgánico. Antes pasaba un pollo entero; medio costillar, productos vencidos, bolsas de papa enteras arrugadas, cebollas, paquetes de lechuga, etcétera”.

Pero los tiempos han cambiado, y actualmente lo que reciben en la planta son solo cáscaras “todo bien procesado y consumido al máximo. Era común que tiraran pollos enteros; ahora no”.

Esa conducta de los vecinos de Esquel, Páez la adjudicó a las restricciones del bolsillo pero marcó la parte positiva ya que “las familias en la casa hacen el aprovechamiento de las cosas sin desperdiciar”.

Respecto del comportamiento de los vecinos en cuanto a la separación de residuos, el gerente de la planta analizó que “estamos en una meseta, con un 65% de eficiencia de separación de los residuos inorgánicos; y en menos de un 40% en la fracción orgánica”.

Señaló que falta recuperar la concientización, lo que el año pasado se hizo y acompañó en la conducta al momento de la separación de los desechos. Advirtió que en Esquel no es obligatorio hacer la separación, un aspecto que consideró importante para incorporarlo, ya que hace a la eficiencia, en algunas ciudades alcanzando hasta el 98%.

Por otro lado Páez puntualizó que cuando disponían de horas extras los operarios de la PTRSU, el recupero de materiales llegaba al 35%, y ahora se bajó a entre 17 y 20%.

Fuente: Jornada