En 2017, los productos de almacén en Salta aumentaron más que la inflación

De acuerdo al índice barrial de precios del Isepci, estos costaron un 25% más caros en Salta. En diciembre, una familia tipo necesitó por lo menos 6.187,44 pesos para los alimentos básicos.

De acuerdo al índice barrial de precios del Isepci, estos costaron un 25% más caros en Salta. En diciembre, una familia tipo necesitó por lo menos 6.187,44 pesos para los alimentos básicos.

Los productos de almacén, especialmente los lácteos, aumentaron más que la inflación del Indec el año pasado. De acuerdo al índice barrial de precios del Isepci (Instituto de investigación social y económica y política ciudadana), estos costaron un 25,20% más caros en Salta, contra la inflación del 24,8% calculada por el organismo nacional.

El informe del Isepci que ayer se dio a conocer reveló que en diciembre pasado una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos menores de edad, en la capital salteña necesitó por lo menos 6.187,44 pesos para los alimentos básicos, y más del doble, 15.097,36 pesos para cubrir la canasta básica total. Esta contempla, además de los alimentos, una estimación en los costos de servicios, transporte, vestimenta y recreación. No incluye alquileres ni cuotas de colegios.

“La meta de inflación del Gobierno nacional no se cumplió, ellos habían planteado un 17% y según nuestros propios estudios tenemos un 21% de inflación en Salta y a nivel nacional el Indec cerró con el 24,8”, señaló el director del Isepci a nivel local, Federico Maigua.

Agregó que “si bien se ha desacelerado la inflación, no fue suficiente. Eso llevó a un enfriamiento de la economía, que a su vez produjo una merma del consumo, lo hemos visto reflejado en los barrios”.

De acuerdo al relevamiento de precios de 57 productos de la canasta básica alimentaria (CBA), determinados por el Indec como los de mayor consumo en el país, la variación mensual de diciembre de 2017 con respecto al mes anterior fue del 3,68%. Con este porcentaje, el año cerró con una variación acumulada del 19,53%, y en la canasta básica total (CBT) la misma fue del 21,02%.

Por otra parte, la variación del costo de los alimentos básicos con respecto a diciembre de 2016 fue de 19,46%, mientras que la de la CBT del 21,02%. “El hecho de que se frene el consumo hizo que en los hogares también se vean disminuidos los ingresos y eso repercute también en los comerciantes. Hubo cierre de almacenes, no tanto como en el 2016 pero vimos casos”, detalló Maigua.

El titular del Isepci en Salta se mostró preocupado por la situación. El informe también indicó que el salario mínimo vital y móvil, que está en 8.860 pesos, representó en octubre el 59% del valor de la canasta básica total. Con la jubilación mínima de 7.246 pesos el panorama empeora, dado que significa el 48% de la misma canasta. Para cubrir alimentos básicos, servicios, transporte, vestimenta y recreación un jubilado necesita por lo menos dos sueldos mínimos.

Para Federico Maigua “a pesar de que se desacelera la inflación los números siguen siendo altos para el ingreso que tienen las familias. Hemos visto que se realizan compras comunitarias y después se reparten la mercadería”.

Más de 200 comercios

El Isepci, mediante un convenio con la organización Barrios de Pie, realiza el relevamiento mensual de 57 productos de la canasta básica.
Se recorren 250 comercios entre almacenes, verdulerías y carnicerías, en casi 80 barrios de la capital salteña.
Los productos de almacén y de verdulería son los que más aumentaron en los últimos años, y la carne es lo que menos se remarcó.

Fuente: El Tribuno