Advierten sobre la pérdida de patrimonio arquitectónico en el centro salteño

Denuncian que sacaron los centenarios cordones de piedra de la calle Caseros.

Denuncian que sacaron los centenarios cordones de piedra de la calle Caseros.

Vecinos del centro de la ciudad manifestaron su malestar ayer a El Tribuno porque se retiraron los centenarios cordones de vereda de piedra picada que estaban en calle Caseros al 400.

En la zona se realizan las obras del denominado Corredor de la Fe, que consisten en una renovación de la infraestructura urbana.

Los vecinos manifestaron que es una nueva pérdida patrimonial, luego de que extrajeran un lapacho rosado que era un ícono de esa parte de la ciudad, en enero.

Los vecinos hicieron ver, además, detalles de la construcción que consideran que no respetan la identidad cultural que iba a seguir el proyecto de remodelación del centro.

Entre esos elementos que les parecen discordantes están las luminarias que se colocaron en las veredas de la calle Caseros, que causan un curioso contraste con las pocas farolas coloniales instaladas a la par.

Otro punto son las modernas baldosas grises elegidas para las veredas, que en horas del mediodía irradian más calor “que en un desierto”, según describieron los vecinos, quienes también llamaron la atención sobre la similitud que existe entre el diseño del paseo peatonal salteño y algunas construcciones de la Capital Federal, por ejemplo, del barrio Chino.

“Queremos que el centro refleje nuestra identidad, lo que somos lo salteños y no otra cosa”, dijo Luisa Sundblad, una de las residentes de la calle Caseros.

En esa línea, se refirió a los rigurosos requisitos que impone la Copaups (Comisión de Preservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta) a los propietarios de las viviendas y comercios céntricos “hasta para cambiar un foco”.

Consideraron que no se sigue el mismo criterio para controlar las obras que hacen los distintos organismos del Estado.

La indignación de la barriada céntrica es también porque, a pesar de que se había anunciado la colocación de árboles sobre el Corredor de la Fe, no se observa ninguna estructura para ese fin.

A Castañares

Según explicó a este diario el titular de la constructora Premoldeado del Norte, que ejecuta la obra en el centro, Pedro Ricardo Manzur, los grandes bloques de piedra picada que conformaban los cordones de vereda fueron trasladados al predio de la Casona de Castañares.

“Es donde la Municipalidad guarda los materiales con valor patrimonial”, indicó.

Aclaró, por otro lado, que los hundimientos que aparecieron sobre el adoquinado montado sobre calle Juramento “serán reparados”.

Fuente: El Tribuno