Colombia: hoy asume la presidencia el derechista Iván Duque

El mandatario promete cambios en el acuerdo de paz firmado con las Farc, percibido por muchos colombianos como demasiado concesivo.

El mandatario promete cambios en el acuerdo de paz firmado con las Farc, percibido por muchos colombianos como demasiado concesivo.

Iván Duque jura hoy como presidente de Colombia. Será el punto de partida de un gobierno que ganó las elecciones con la promesa de revisar los acuerdos de paz con las guerrillas de las Farc del presidente saliente, Juan Manuel Santos. Este gobernó durante los últimos ocho años. Aunque Duque ha dicho que hará “cambios” pero no anulará el acuerdo, existe incertidumbre por el rumbo que puede tomar Colombia, donde el fin del conflicto armado con las Farc parecía asegurado. También hay señales ambiguas de parte del ex grupo terrorista, dado que varios de sus jefes han hecho declaraciones que ponen en duda el acuerdo.

Duque, que el 1º de agosto cumplió 42 años, será el jefe de Estado más joven de la historia reciente y llegará a la presidencia tras derrotar en la segunda vuelta de junio al izquierdista Gustavo Petro. Duque ganó con holgura, impulsado por las dudas que existían con Petro acerca de posibles concesiones a las guerrillas, ya no solo las Farc sino también el ELN, aún en negociaciones. Duque es el abanderado del ex presidente Alvaro Uribe, máximo líder del partido de derecha Centro Democrático, y quien entre 2002 y 2010 derrotó militarmente a las Farc. Dentro del Centro Democrático, el partido de Uribe, Duque es un moderado. Afirma que promoverá cambios en el acuerdo, especialmente en la justicia penal ad hoc creada para los guerrilleros. Duque también tendrá que decidir sobre el futuro del proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la única guerrilla activa en el país. Duque parte en una posición de fuerza: tendrá el respaldo de los partidos históricos de Colombia, el Liberal y el Conservador, además de su Centro Democrático y de otras formaciones menores. Pero otros partidos importantes que apoyaron a Santos, como el Partido de la Unidad y Cambio Radical, seguirán analizando si se unen a la coalición de gobierno o se mantienen independientes.

La oposición a Duque estará en manos de partidos de centroizquierda, que consideran que el acuerdo con las Farc se debe mantener y es necesario llegar a la firma de la paz con el ELN.

Fuente: La Capital