En Morón “no hay plata”: municipales y docentes exigen aumento salarial, paritarias y bono provincial

Los trabajadores afiliados al Sindicato de Empleados y Trabajadores Municipales, conducido por Luis Duré, y los del Suteba, con Eduardo Calvimonte a la cabeza, se concentraron en la plaza San Martín.

Los trabajadores afiliados al Sindicato de Empleados y Trabajadores Municipales, conducido por Luis Duré, y los del Suteba, con Eduardo Calvimonte a la cabeza, se concentraron en la plaza San Martín.

Los trabajadores afiliados al Sindicato de Empleados y Trabajadores Municipales, conducido por Luis Duré, y los del Suteba, con Eduardo Calvimonte a la cabeza, se concentraron en la plaza San Martín reclamando al intendente Ramiro Tagliaferro otorgar un aumento salarial ante la pérdida producida por la inflación, reapertura de paritarias e incremento el bono al monto otorgado por la provincia de Buenos Aires.

En el distrito los asalariados solo tuvieron un 20 por ciento en sus haberes en 2018 (10 por ciento a partir de marzo y 10 por ciento desde agosto), el bono que recibieron fue de 3.000 pesos para los que perciben menos de 11.000 y de 2.500 para quienes lo superan. Por lo tanto, pierden un 30 por ciento con relación a la inflación producida en el año que finaliza.

Las movilizaciones fueron realizadas por cada sector en particular, a la misma hora y lugar, pero las convocatorias tenían algo en común: expresar el malestar de quienes hacen malabares para subsistir. El acto se desarrolló con absoluta normalidad, no hubo insultos ni agresiones, y solo tres uniformados de la Policía Bonaerense controlaban el espacio público.

“En la fecha entregamos a Hugo Arbel (secretario de Obras y Servicios Públicos) una nota dirigida al intendente y nos prometió reunirnos la semana próxima. Con nuestros compañeros la estamos pasando muy mal”, sostuvo Duré.

La OTR Morón presente

En diálogo con NOVA, Duré agregó: “Quiero agradecer la presencia y solidaridad del secretario General de la Organización de Trabajadores Radicales de Morón, Jorge Martín González, alias “Pupy”, quien nos expresó su preocupación por el triste fin de año que atraviesan nuestros compañeros, un gesto que debo destacar del dirigente de un partido que nació para estar al lado de los desposeídos”.  Es Importante remarcar que “Pupy” ocupa la Secretaria Gremial de la Asociación del Personal Jerárquico de Morón, Hurlingham e Ituzaingó.

La nota firmada por Duré y recibida por Arbel para entregar a Tagliaferro, reitera: la recuperación salarial de acuerdo con la verdadera inflación; mejores condiciones laborales; y las remuneraciones paupérrimas, entre otras.

Finalizado el acto, Jorge D’Andrea indicó a este medio: “”Es increíble lo que hicieron en Nación, Provincia y en este distrito. Inconcebible que un municipio de la importancia de Morón otorgue un aumento del 20 por ciento cuando la inflación estará en el 50 por ciento. Tenemos la obligación de estar al lado de los trabajadores en este justo reclamo”.

Sergio Souto cerró su encendido discurso, diciendo: “No a la reforma laboral”. Entre los presentes se vio a los concejales Jorge Laviuzza y Marcelo González (Frente Renovador), Claudio Román, Hernán Sabbatella y Diego Spina (UC), y a Daniel Corominola, Rosana Aparicio y Horacio Mariotti (Atsa Hurlingham).

El Ejecutivo trató de descalificar la movilización

A través de medios y periodistas militantes del Pro, funcionarios del departamento ejecutivo dijeron: “No había empleados municipales. Ellos saben que la situación es muy difícil”. Estas descalificaciones son permanentes de todos los que integran el gobierno local y sus aliados de Cambiemos.

“No hay plata…”

Colaboradores gremiales de Duré confiaron a NOVA que antes de Navidad este se reunió con Hugo Arbel y que cuando le pidió actualizar los salarios, respondió: “No hay plata”. Hay que reconocer que mientras Tagliaferro no dialoga con algunos dirigentes Arbel los recibe y trata de poner paños tibios.

Ante la difícil situación económica-financiera que soportan las arcas municipales hay que sumarle las deudas con proveedores no registradas al terminar los ejercicios anuales, que se comprobaron a partir del 2017 cuando en sesiones del Concejo Deliberante se aprobaron facturas millonarias pendientes del 2016 y lo mismo ocurrió en años posteriores.

Tagliaferro mintió cuando solicitó la emergencia económica en enero 2016, no la necesitaba, porque con el plazo fijo de 42 millones que le dejó Lucas Ghi, más las cobranzas por tasas y tributos de diciembre 2015 le permitieron pagar sin inconvenientes los salarios de ese mes.

Tagliaferro mintió cuando dijo que el gobierno de Ghi le dejó una deuda millonaria de Urbaser SA -empresa de recolección de residuos-, ya que el grupo solo tenía para cobrar la segunda quincena de septiembre a cancelar a partir de su asunción como lo indica el contrato firmado entre las partes.

La emergencia económica la utilizó para eludir licitaciones, hacer compras directas, por leasing sin adjuntar las facturas proformas en los expedientes y beneficiar a “empresarios amigos y testaferros de funcionarios”. A esta crítica realidad hay que agregarle el exceso de asesores, secretarías, subsecretarías, direcciones, jefaturas y coordinadores en el ejecutivo que superan los 110 funcionarios políticos.

Además, hay jubilados con altas remuneraciones de Nación y Provincia asignados en diferentes áreas y facturan como monotributistas o pertenecen al glorioso club del nepotismo. Al retirarse Ghi la cantidad total de asalariados era de alrededor de 4.500 trabajadores, en la actualidad superaría los 5.500 según sostienen allegados a Tagliaferro. Los ingresados serían más de 1.000 dado que hubo renuncias, contratos rescindidos, jubilados de oficio y por decisiones personales. En agosto pasado Tagliaferro reconoció en TN que la plantilla era de 5.116 agentes entre permanentes y temporarios.

Tagliaferro batió todos los récords

Cuando Norberto García Silva se retiró del municipio en diciembre de 1987, que incluía a Hurlingham e Ituzaingó, la totalidad del plantel era de 3.300 personas, 5 eran secretarios, 2 subsecretarios, 20 directores -5 a cargo de las delegaciones municipales, hoy UGC-, 300 pertenecían a recolección, rescindió el contrato a Chietti Hnos por incumplimiento y no pagó ninguna indemnización, 200 eran contratados y la planta de personal permanente incluía 2.800 agentes.

El 10 de diciembre de 1999 el intendente Guillermo Crespo dejó la jefatura comunal a Hernán Sabbatella con 3.921 personas, Hurlingham e Ituzaingó eran nuevos distritos desde 1995.

Analizando el porcentaje de aumentos aprobados en el presupuesto 2019 para las áreas de personal son llamativas las diferencias que se observan: la planta de agentes permanentes tiene 40,56 por ciento de aumento respecto del monto previsto para el ejercicio que finalizó; el ítem personal contratado asciende al 64,06 por ciento en el interanual 2018/19, ello estaría indicando que por ser año electoral habría nuevos ingresos para que estos apoyen a Cambiemos en agosto y octubre; el concejal Jorge Laviuzza transmitió que el porcentaje de incremento para quienes ingresen en la categoría inicial alcanza solo al 18,5 por ciento en el interanual 2018 y 2019.

En síntesis, el objetivo es respaldar con el dinero de la comunidad moronense la autocrática gestión en la que decide, manda y ordena Ramiro Tagliaferro.

Lamentable silencio

A pesar de los múltiples problemas y vicisitudes que transitan los asalariados municipales desde que asumió Tagliaferro hace más de tres años, en ningún momento elevaron su voz ni emitieron comunicado desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón cuyo titular es Pablo Salvo, actualmente con licencia por enfermedad y reemplazado por el adjunto Néstor Rodríguez.

Cabe recordar que en el orden local este sector cuenta con personería gremial, el que conduce Duré actúa con la que pertenece a la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires, y está autorizado a participar por decreto del Ministerio de Trabajo y ley bonaerense para actuar en nombre de sus afiliados.

Las críticas de los trabajadores crecieron contra los dirigentes de la calle San Martín (entidad conducida por Salvo) por el silencio que mantienen ante la pérdida del 30 por ciento en sus remuneraciones.  El pasado lunes 3 de setiembre NOVA denunció que los jubilados municipales no habían percibido los aumentos de marzo y agosto. El motivo fue porque Tagliaferro omitió presentar en el IPS las declaraciones juradas del personal en actividad. A raíz del informe las planillas fueron entregadas con suma urgencia y los beneficiarios recibieron lo atrasado.

La información de lo que sucedía fue recibida por un integrante del sindicato. En el diálogo reconoció que por acuerdos con el jefe comunal no podían hacer público el reclamo.  Los médicos jubilados del municipio de Morón hasta fines de noviembre último no habían percibido los aumentos de marzo y agosto. Las declaraciones juradas con las remuneraciones actualizadas del personal en actividad deben ser entregadas al IPS cuando se producen cambios y a efectos de cumplir con la normativa vigente.

Profesionales especializados en legislación laboral y previsional sostienen que no fue un olvido omitir las presentaciones ante el IPS y consideraron que al no transferir las retenciones y aportes patronales se ocultaba el crecimiento de la deuda ante el organismo provincial.

Triste fin de año para los trabajadores de Morón con pérdida del 30 por ciento en sus salarios y, por trascendidos el 8 al 10 por ciento que recibirían a partir de enero sería a cuenta del 2019.

Fuente: AgenciaNova