En Salta se perdieron más de 1300 empleos privados en 2018

En 2018 los sectores económicos se resintieron y no hay optimismo a corto plazo. Empresas rescinden contratos con tercerizadas y la construcción sigue quieta.

En 2018 los sectores económicos se resintieron y no hay optimismo a corto plazo. Empresas rescinden contratos con tercerizadas y la construcción sigue quieta.

El año pasado se perdieron más de 1.300 puestos de trabajo en Salta en el sector privado. El 2018 fue el peor año para la economía del país en la última década y los efectos se sintieron en el mercado laboral local. Por semana, unas 27 personas se quedaron sin una fuente de ingreso.

La caída en la provincia del empleo registrado, según datos elaborados en base al Sistema Integrado de Previsión Argentino, fue del 1%. Es más baja que el promedio nacional, que tuvo una contracción del 2,1%, con casi 140 mil empleos destruidos.

Los principales sectores económicos vivieron doce meses para el olvido. Comercios cerrados, locales vacíos, empresas que no llegan a cubrir los costos y las boletas de servicios reflejan la crisis.

¿Puede remontarse tal situación este año? Los primeros dos meses no trajeron grandes cambios, coinciden empresarios y sindicalistas salteños. Si no se repunta la economía real, ven complicado que mejoren los indicadores laborales.

Un gran porcentaje de los trabajadores salteños se desempeña en el sector mercantil o en las pymes de servicios.

César Guerrero, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio, estimó que entre 400 y 600 salteños perdieron su empleo en ese rubro en 2018. “Lamentablemente los despidos siguen a la orden del día, no se ve una mejora, al menos, para el próximo trimestre”, manifestó.

Economistas coinciden en que la recuperación será lenta. El consumo sigue contraído y no hay en el horizonte un “shock” del Gobierno nacional para reactivar el consumo.

Hasta los supermercados en Salta, que tienen una mayor capacidad para hacer ofertas, tuvieron un derrumbe real en las ventas. Aunque sus ingresos interanuales en diciembre de 2018 crecieron un 28%, quedaron por abajo del 47,6% de la inflación para ese período.

“El Gobierno tiene que resolver el drama de la inflación porque sigue atacando el poder adquisitivo de los trabajadores y más pymes cierran”, apuntó Guerrero.

Daniel Betzel, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, advirtió que el sector “está muy complicado”. “Estamos reinventándonos, viendo dónde ajustamos, por ejemplo eliminando contratos con tercerizadas; siempre tratamos de mantener a nuestros empleados”, agregó el titular de la cámara.

Betzel remarcó que se trata de buscar herramientas para que las empresas sobrevivan. “Tuvimos el programa 3D para compras con tarjetas sin interés en seis cuotas que dio el Gobierno provincial y ahora tenemos expectativas con los nuevos créditos que lanzó la Nación, con una tasa del 25% para el descuento de cheques”, expuso.

El año pasado el Gobierno nacional se enfocó más en atender los problemas financieros que en motorizar la economía real. Las corridas cambiarias y las altas tasas de interés que estableció el Banco Central impactaron fuerte.

Jorge Banchik, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción filial Salta, dijo que esa actividad “está quieta” y tuvo un año complejo. “La suba de las tasas impidió que inversores vuelquen recursos a las obras”, comentó.

Sobre las expectativas para este año, sostuvo que incide la confianza. “La gente necesita tener señales claras sobre la economía, si no, no quieren comenzar o retomarla, tampoco las personas quieren ingresar a planes”, expuso.

En cuanto a la obra pública, le llamó la atención que cada vez hay más oferentes en las licitaciones. “Es evidente la desesperación por conseguir trabajos”, manifestó. Y dijo que las empresas deberán sentarse a hablar con la Provincia para buscar herramientas para esta situación. El empleo de la construcción es uno de los más afectados.

Alta precariedad y familias con asistencia

El último dato disponible del trabajo en negro de 2018 pone a Salta en el primer lugar del país. En el tercer trimestre de 2018, según el Indec, la informalidad fue del 46%.
Según un reciente informe del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, entre enero y agosto del año pasado el Plan Nacional de Regularización del Trabajo (PNRT) inspeccionó 1.974 establecimientos en Salta.
En esos procedimientos relevó información sobre la situación registral de 3.639 trabajadores en la
provincia. “De estos, el 58% no estaba registrado y la tasa de regularización antes de la audiencia de descargo fue del 54,1%. Por su parte, en el promedio nacional la tasa de no registro que releva el programa fue del 30,9% y la tasa de regularización del 50,2%”, señala el informe que se puede leer en la web del Ministerio que conduce Dante Sica.
Del documento se desprende que en junio de 2018 el Seguro de Capacitación y Empleo fue percibido por 1.924 beneficiarios. Esa cantidad representa el 4,3% del total del programa a nivel nacional.
Por otra parte, el Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo cubrió a 1.166 personas, el 1,8% del total de beneficiarios de todo el país.
La crisis además golpea a los sectores más vulnerables. A septiembre de 2018, del total de beneficiarios de la asignación universal por hijo era 168.732 niños y niñas, con 94.845 titulares adultos.
Esa población representa el 4,3% del total de los beneficiarios a nivel nacional.

Fuente: El Tribuno