La Municipalidad de Sampacho terminó de pagar juicios iniciados por 27 empleados

Después de 10 años, el gobierno local abonó la última cuota de una cifra cercana a los $4 millones reclamados por trabajadores por recortes que sufrieron en sus salarios en época de emergencia. 

Después de 10 años, el gobierno local abonó la última cuota de una cifra cercana a los $4 millones reclamados por trabajadores por recortes que sufrieron en sus salarios en época de emergencia.

Con el pago de la última cuota acordada, en el marco de los juicios que hicieron 27 trabajadores municipales,  la intendencia de Jorge Devalle puso punto final a un conflicto heredado de anteriores gestiones en un reclamo de los obreros por recortes salariales.

Después de 10 años, y demandas judiciales de por medio, los trabajadores lograron cobrar la totalidad de lo reclamado en concepto de quitas que se les hicieron sobre sus salarios por la emergencia económica municipal.

Tras derogarse tal ley, los beneficios que les habían quitado a los empleados en sus escalas salariales nunca les fueron restituidos, lo cual determinó el inicio de acciones judiciales. El conflicto llegó hasta la instancia del Tribunal Superior de Justicia, que validó el reclamo de los obreros.

Monto abonado

Alrededor de $3,5 a $4 millones ascendió el monto que debió disponer  la  Municipalidad de Sampacho para hacer frente a este compromiso. Los pagos se hicieron en cuotas y los montos que recibieron los 27 trabajadores fueron diferentes, de acuerdo a la categoría en la que revisten como empleados municipales, así como también la antigüedad. Algunos de ellos ya están jubilados y otros fallecidos.

Ayer a la mañana, en la sala de sesiones del Concejo Deliberante, el sueño se cumplió. Los trabajadores cobraron la última cuota de lo que adeudaba la Municipalidad y el pleito llegaba a su fin.

El intendente Devalle, en tiempo de ser candidato al cargo, había prometido hacer frente a estos juicios y así lo hizo a tan sólo dos años de asumir el cargo. Cabe recordar que se trata de juicios heredados de otras gestiones.

“Nosotros tendríamos que haber cobrado a los seis meses de haber asumido el intendente (Jorge) Devalle, pero no pudo ser. Cuando vimos que el hombre tenía intención de pago decidimos esperar y hoy (por el lunes) hemos cobrado la última cuota”, manifestó Oscar González, uno de los trabajadores beneficiados por el pago.

“Terminar con todo esto, cobrando lo que se nos adeudaba, es el mejor regalo que puedo recibir. Soy un agradecido de la fe en Dios y la Virgen. Justo en el día de comienzo de la novena a La Consolata tuvimos esta gran alegría”, dijo Félix Magallanes.

Jorge Devalle, el intendente local, dijo que todo el proceso de pago costó mucho. Hubo varias conversaciones con los trabajadores pero lograron llegar a un acuerdo que permitió a su gestión responder según sus posibilidades económicas y llegar finalmente al pago total.

Al mismo tiempo, la doctora Cristina Azócar indicó: “He viajado especialmente por esto, porque hoy se cierra una etapa de muchas luchas que hemos tenido todos”.

Antecedentes

Teresa Amaya recordó que alrededor de diez años atrás se decidió presentar una instancia judicial para cobrar lo que legítimamente la emergencia le quitó a este grupo de trabajadores. Amaya hizo una síntesis muy breve.

“Con mi compañera Luisa Rossi acudimos al Sindicato de Trabajadores de Coronel Moldes y allí el dirigente sindical José Bessone nos recomendó a la abogada Cristina Azócar, a quien estamos más que agradecidos”, dijo quien hoy es la actual secretaria del Concejo, pero anteriormente ocupó diversos puestos municipales.

Por último, se recuerda que un fallo del Tribunal Superior de Justicia reconoció el derecho de los empleados, que sufrieron recortes en este beneficio cuando el gobierno de turno decidió declarar la emergencia económica en una causa iniciada en el 2008.

El Tribunal Superior  de Justicia dio lugar al reclamo de 27 trabajadores municipales que sufrieron el congelamiento del adicional por antigüedad cuando años atrás el Municipio declaró una emergencia económica y afectó este derecho.

Fuente: Puntal