Para el 50 por ciento de las pymes, el año pasado fue peor que 2017

De ese total relevado, el 28 por ciento considera que empeoró moderadamente y un 21 por ciento sostiene que hubo una desmejora considerable.

De ese total relevado, el 28 por ciento considera que empeoró moderadamente y un 21 por ciento sostiene que hubo una desmejora considerable.

El 49 por ciento de las pymes evaluadas estimó que 2018 fue peor que 2017, al tiempo que de ese total un 28 por ciento consideró que empeoró moderadamente y un 21 por ciento se pronunció por una desmejora considerable, según una encuesta difundida ayer por el Instituto Ieral de la Fundación Mediterránea.

Del restante 50 por ciento, un 25 por ciento de las pymes sostuvo que en 2018 la situación se mantuvo sin variaciones y el 25 por ciento restante esperó que la situación mejorara (23 por ciento moderadamente y 2 por ciento de manera considerable).

El informe, realizado por los economistas Marcos Cohen Arazi, Ana Laura Alonso y Fernando Kühn para ese instituto, tuvo como principal objetivo evaluar cómo evolucionan las variables clave que inciden en el desempeño de las pymes: ventas, rentabilidad, inversiones y empleo.

“Los indicadores recabados reflejan un magro desempeño en 2018, con un empeoramiento general en todas las variables citadas para el conjunto de pymes relevadas”, señalaron.

Paralelamente, se obtuvo la opinión de empresarios mipymes respecto de las expectativas acerca de cómo finalizaría 2018 en lo que hace a la situación general de sus respectivas empresas.

“Los resultados que se obtuvieron permiten apreciar que el 49 por ciento de las pymes estimó que 2018 fue peor que 2017, mientras que un 37 por ciento de las microempresas consideró que la situación empeoró (20 por ciento considerablemente y el 17 por ciento moderadamente), 33 por ciento de las microempresas consultadas piensa que su situación permanecerá constante y, finalmente, un 30 por ciento cree que la situación general fue moderadamente mejor”, sostuvieron los autores del reporte.

Dentro de un panorama en el cual las variables clave evolucionaron en forma negativa para una parte significativa de las pymes, para 2018 las expectativas menos desfavorables se refieren al nivel de ventas, ya que el 40 por ciento de las empresas consultadas manifestó que esperaba un incremento (30 por ciento aumento moderado y 11 por ciento aumento considerable).

Por su parte, el 19 por ciento de las pymes manifestó un incremento en la plantilla de personal, mientras que el 18 por ciento esperaba haber tenido una mejora en la rentabilidad y sólo el 16 por ciento confirmó que aumentó la inversión. La mayor parte de las pymes prevé mantener el nivel de empleo (47 por ciento de las firmas consultadas).

“Al responder a las consultas, entre las pymes predominaron las respuestas moderadas: muy pocas firmas esperan aumentos o disminuciones bruscas en las variables claves”, sostuvieron los especialistas.

Fuente: La Capital