Precandidatos a gobernador en Mendoza: cuatro llevan más de 15 años en el Estado

El gobernador Alfredo Cornejo instaló la discusión cuando le puso freno a las reelecciones indefinidas de los intendentes.

El gobernador Alfredo Cornejo instaló la discusión cuando le puso freno a las reelecciones indefinidas de los intendentes. Uno de los principales cuestionamientos, además de la eternización en el poder de varios jefes comunales, era que esos mismos habían vivido del Estado más de una década. Con la misma premisa Diario UNO analizó el pasado político de cada uno de los 8 precandidatos a gobernador y descubrió que la mitad de ellos llevan más de 15 años reciclándose para ocupar distintos cargos en diversas áreas del Estado.

Al podio del ránking lo ocupa sin oponentes cercanos el hoy intendente de Maipú, Alejandro Bermejo y precandidato del peronismo, quien acumula 32 años ocupando distintas oficinas del edificio comunal de calle Pablo Pescara 190.

El Pulga, como se lo conoce popularmente en el peronismo, llegó a ese inmueble en 1987 de la mano del ex intendente Hugo Bordín, y sólo se alejó por 3 años después del caótico 2001, cuando el reclamo popular exigía “que se vayan todos”. Retornó en el 2004 y hasta hoy ese edificio es su segunda casa.

El segundo lugar le pertenece al intendente Luján y precandidato del PRO en Cambia Mendoza, Omar De Marchi, quien no fue tan apegado a la comuna que hoy dirige. En 24 años que suma reuniendo todos los cargos electivos que consiguió, a fin de este año habrá pasado sólo 10 de ellos al frente de la intendencia.

Es que desde su llegada al Concejo Deliberante lujanino en 1993, el hoy movedizo presidente del PRO fue y vino desde la legislatura provincial, a la comuna por 6 años, luego al Congreso Nacional durante 8 más, para su regreso a comandar la tierra del Malbec en 2015. Sí hay que reconocerle a De Marchi, que siempre refrendó esos cargos en las urnas.

El podio de los tres primeros se completa con la figura del hoy intendente de Ciudad y precandidato radical a la gobernación, Rodolfo Suarez quien cuenta con 19 años en el Estado entre sus pasos por el poder legislativo y ejecutivo. El abogado nacido en San Carlos, llegó a la legislatura en 1995 cuando fue secretario de bloque radical en la Cámara de Diputados. Ese fue su trampolín para ser luego asesor letrado en la comuna de Tupungato y volver a la misma cámara con esa asesoría.

En 2004 el sancarlino pisó la comuna de Ciudad. Fue apoderado general, Secretario de Gobierno y asesor general, hasta que en 2009 ganó su primer elección que lo ungió como concejal. Siendo presidente del deliberante lo sorprendió la muerte del ex intendente Víctor Fayad y debió hacerse cargo de la intendencia. En 2015 más del 59% de los votantes le ratificaron su confianza y le dieron mandato hasta diciembre próximo, cuando buscará quedarse con el sillón de San Martín.

El único que ya ocupó el sillón de San Martín
El historial político del ex gobernador Rodolfo Gabrielli, que es la tercera opción del PJ a la gobernación,  muestra cómo el economista mendocino  supo convertirse en figura nacional. De la mano del entonces gobernador José Octavio Bordón llegó al ministerio de Economía en 1987 y desde entonces acumula 16 años en diversos cargos estatales.

Después de ser gobernador entre 1991 y 1995, el “Rolo” se nacionalizó. Aceptó ser ministro del Interior de Alberto Rodríguez Saa en el candente fin de año del 2001 y vio cómo varios presidentes huían de la Casa Rosada. Se mantuvo en la gestión de Eduardo Duhalde y luego con la dupla de Néstor y Cristina Kirchner, pasó de ser presidente de la empresa Arsat a ser el primer Administrador Nacional de Aviación Civil (ANAC) hasta el 2010.

Persistencia femenina
Entre los 4 precandidatos a gobernador restantes, la escasa cantidad de años en el Estado puede tener dos explicaciones: las dos mujeres que aspiran a suceder a Cornejo son jóvenes, y los otros dos nacieron a la política partidaria en la última elección legislativa de 2017.

De ellos, la senadora nacional kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, es quien acopia más años en cargos públicos. Con sólo 35 años recién cumplidos el miércoles pasado, la abogada mimada de Cristina Fernández de Kirchner, en diciembre habrá pasado 8 en el Estado.

Su nombre en las listas del 2011 dejó a más de un peronista boquiabierto, cuando descubrieron que la joven abogada que había crecido en La Cámpora y era la que la presidenta pedía que encabezara la lista de Mendoza. En ese momento se convirtió en diputada nacional y más tarde, en el 2015 consiguió quedarse con una banca en la Cámara de Senadores de la Nación.

En el Frente de Izquierda y los Trabajadores surge nuevamente la figura de Noelia Barbeito como precandidata a la gobernación. Si bien las urnas no la acompañaron, la docente ser la primera gobernadora allá por el 2015, cuando era senadora provincial. Ese fracaso hizo que cumpliera su mandato y pasara sólo 4 años en el Estado.

Del mismo riñón
Los dos precandidatos que menos tiempo tienen percibiendo sueldos estatales, son el diputado nacional José Luis Ramón y el senador provincial Héctor Bonarrico, ambos fruto de la gran elección que hizo su espacio político en las elecciones del 2017, en donde el frente del Partido Intransigente junto con Protectora y Más Fe consiguió el 17% de los votos.

Por tanto ambos llevan 2 años en sus bancas, pero ese escaso tiempo les bastó para que surgieran diferencias irreconciliables y terminaran rompiendo el frente y armando cada uno su propio partido.

Fuente: Uno