Recesión este año, estancamiento el próximo

El organismo que conduce Luis Caputo mantuvo la tasa de política monetaria en 60 por ciento, tras reconocer que la inflación se aceleró en agosto y seguirá esa tendencia en septiembre por el traslado de la devaluación.

El organismo que conduce Luis Caputo mantuvo la tasa de política monetaria en 60 por ciento, tras reconocer que la inflación se aceleró en agosto y seguirá esa tendencia en septiembre por el traslado de la devaluación. Además, confirmó el escenario de estanflación al pronosticar recesión para 2018 y crecimiento nulo para 2019.

El Banco Central mantuvo la tasa de política monetaria en 60 por ciento. Las autoridades del organismo habían adelantado el mes pasado que estos niveles se sostendrán al menos hasta diciembre como una medida de urgencia para moderar los impactos de la inestabilidad cambiaria. La entidad aseguró que la inflación se aceleró en agosto y que espera incrementos importantes de precios para septiembre por el traslado de la devaluación del 30 por ciento del mes anterior. En su comunicado de política monetaria, en el que intentó justificar por qué fija la tasa en el nivel más alto del mundo, agregó que las perspectivas de actividad económica se deterioraron para el segundo semestre. El organismo estimó recesión para 2018 y crecimiento nulo para 2019. Este escenario de estanflación, es decir más inflación con caída del PBI, figura en la mayoría de los informes de los consultores porteños.

“El comité de política monetaria resolvió por unanimidad mantener la tasa de Letras de Liquidez (Leliq) a 7 días en 60 por ciento anual para garantizar el sesgo contractivo de la política monetaria”, indicó el Central. Los efectos de este nivel de tasa de interés se hacen sentir en la economía real impactando en el consumo y la producción. La entidad reconoció los problemas de actividad. “Se deterioraron nuestras perspectivas para la evolución del PBI con respecto al comunicado anterior del 7 de agosto. Se estima una caída de la economía este año y que la misma se mantenga en un nivel similar en 2019”, mencionaron los técnicos de la entidad.

La inflación, en contraste, no parece moderarse por las altas tasas y sigue en alza por el impacto de la especulación cambiaria. El Central también lo reconoció. “Los precios mostraron una moderación en julio. Pero anotaron una nueva aceleración en agosto y en septiembre, según los indicadores de alta frecuencia”, indicó el organismo a cargo de Luís Caputo. Se agregó que “el mes pasado el proceso inflacionario recuperó ritmo por el impacto de los precios regulados (transporte, nafta, prepagas y electricidad). En septiembre el mecanismo sería el traslado a los precios de la volatilidad cambiaria que se observó en agosto”. El monitor de precios del organismo registró que en julio hubo una inflación minorista del 31,2 por ciento y una mayorista del 47,1 por ciento. Es decir, que en agosto y septiembre se acelerarán estas tasas interanuales.

La apuesta del Central es que el recorte del gasto público y las políticas monetarias contractivas permitan moderar las expectativas de inflación de los próximos trimestres. “Las metas fiscales más exigentes, con equilibrio del presupuesto para el próximo año, es una contribución para reducir la inflación en los meses venideros”, planteó. Mencionó, además, que “el sendero de caída del gasto público real sumado al compromiso de no emitir para financiar al Tesoro y reducir los excesos de liquidez del sistema colaborarán en la contención del proceso inflacionario”.

Los consultores no parecen tan optimistas acerca que el ajuste moderará los problemas de precios este año y el próximo. Página/12 accedió al informe de la agencia LatinFocus en el que se reúnen los pronósticos macroeconómicos de más de 30 consultores del país. El promedio de los economistas de la city estimó que este año la inflación será del 40,6 por ciento y del 25,5 por ciento para 2019. Los economistas que más inflación estiman para 2018 son los de las consultoras Ecolatina (44,9 por ciento), Elypsis (44,8) y Abeceb (45,2). La particularidad del dato es que los dueños de estos centros tienen o tuvieron un cargo en el equipo económico en los últimos tres años. En cuanto al pronóstico del PBI, el consenso de los consultores estimó para este año una caída del 1,2 por ciento. Las consultoras que se mostraron más pesimistas fueron Econométrica (-2,4 por ciento), Fiel (-2,5 por ciento) y EcoGo (-2,6 por ciento). El escenario que comparten los economistas es de estanflación.

Fuente: Página 12