Se levantó el paro comunal en Maciel pero la crisis institucional continúa

Luego de 10 días de conflicto los empleados de la comuna cobrarán sus deudas y hoy retomarán la prestación de los servicios.

Luego de 10 días de conflicto los empleados de la comuna cobrarán sus deudas y hoy retomarán la prestación de los servicios.

Después de nueve meses de crisis institucional, y tras 10 días de paro de los trabajadores, la comisión comunal de Maciel se sentó a resolver los problemas más urgentes e impostergables. Luego de cinco horas de debate acordaron los pagos pendientes y desde hoy se retomará la prestación de servicios.

El conflicto interno sigue y la discusión pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes.

Ayer, a las 8.30 en punto, se hizo una reunión extraordinaria en la comuna de Maciel. Los cinco miembros volvieron a poner sobre la mesa la situación institucional, y acordaron el pago de proveedores, personal contratado del dispensario, médicos de guardia y las actualizaciones a los empleados comunales, que luego de un paro por tiempo indeterminado volverán a dar servicios hoy a primera hora.

El encuentro fue guiado, como la última vez, por una veedora del Ministerio de Gobierno, Rocío Romero, y se sumaron dos asesores (legal y contable) de la secretaría de Municipios y Comunas. Disposiciones determinadas por el ministro de Gobierno, Pablo Farías, que en diálogo con La Capital previo a la cita afirmó: “La voluntad es normalizar el funcionamiento de la comuna”. Aunque reconoció: “Entendemos que hay problemas graves de diferencias entre los miembros prácticamente irresolubles”.

Además dijo: “Sabemos que es muy compleja la salida por la situación que se presenta. Estamos lejos de querer hacer de esto una cuestión política o partidaria, no es la intención de este gobierno, sino que queremos resolver la grave situación de la gestión”.

Repaso minucioso

La abogada Romero lleva adelante una novedosa misión a pedido de Farías: coordinar la discusión entre los cinco miembros que presentan una ruptura irremediable. Así surgió la figura de la veedora y ya lleva tres reuniones en su haber. La primera más exitosa que la segunda hace dos meses. Con un bache en el medio que derivó en una nueva crisis con manifestaciones de vecinos lunes y martes de esta semana, que desencadenó en la tercera convocatoria.

Al concluir la reunión, en diálogo con LaCapital Romero detalló: “Se pagará lo correspondiente a la cláusula gatillo de julio. Luego estudiaremos los casos uno por uno porque los reclamos presentados por los trabajadores son todos diferentes entre sí. El delegado de Adetram explicó que hay más puntos a tener en cuenta respecto a la antigüedad, por ejemplo”.

Y aunque estuvieron largas horas en la sala aún resta un largo camino: “Quedan muchos problemas sin resolver por lo que nos encontraremos nuevamente el lunes para seguir con esos asuntos. Son muchos temas los que hay que solucionar, pero las dos partes se mostraron dispuestas a hacerlo. El clima que se vivió en la reunión fue pacífico y hay ánimos de encaminar la situación”.

Asamblea popular

Tal como publicó este diario los vecinos de Maciel se convocaron a través de redes sociales y un mensaje viral a una manifestación. El lunes en la plaza principal, y el martes en el salón parroquial. En ambos días propusieron escuchar a los cinco miembros de la comisión, pero sólo acudió el presidente comunal, Pedro Tobozo.

El clima se tornó hostil y ante la falta de recolección de residuos por 10 días instaron a tomar medidas. La crisis institucional sigue y las respuestas dadas no les fueron suficientes. Labraron dos petitorios: uno dirigido al mismo Tobozo en el que solicitan la revocatoria del mandato con un pronto llamado a elecciones, para el que necesitan la firma de un cuarto del padrón apto para sufragar en la localidad. Y otro encabezado al secretario de Municipios y Comunas, Carlos Torres, en el que requieren una intervención. Ayer, paralelo al movimiento en la comuna, las planillas se instalaron en comercios y empezaron a recibir datos de vecinos hartos de los vaivenes que impiden el funcionamiento institucional.

Crónica de la ruptura

La comisión comunal de Maciel comenzó con desencuentros desde febrero, a menos de tres meses de asumir. En ese entonces apareció la renuncia del tesorero comunal, Néstor Severo, luego su retractación al denunciar que había sido inducido y no estaba de acuerdo. Mientras el jefe comunal reveló un intento de “golpe institucional”. Desde entonces el bloque se convirtió en dos grupos: El jefe comunal y la vice, Patricia Bessonart, por un lado y la vocal, Cristina Gomez, el tesorero y el representante de la minoría, Daniel Lamboglia, por el otro.

En los últimos meses la Justicia recibió denuncias a montones, y sostener entre los miembros una reunión quincenal se tornó una odisea.

Fuente: La Capital