Sólo se renueva el 35% de los alquileres de locales

Además de este costo incide el alto valor de las tarifas de los servicios, que no se recuperan por las bajas ventas.

Además de este costo incide el alto valor de las tarifas de los servicios, que no se recuperan por las bajas ventas.

En el cierre de comercios tiene gran incidencia en costo de los alquilares, que se agrava por la constante suba del dólar y la inflación. a nivel local se percibe un parate en las operaciones inmobiliarias, que en el caso de los alquileres se estima que la renovación de contratos sólo es del 35%. En otras regiones del país el alquiler fluctúa y afecta también al campo.

En lo que hace al alquiler y venta de inmuebles rurales, hubo un repunte en febrero, pero bajó un 25% respecto al 2018.

En una consulta de enero de este medio a la vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria, de Comercio y Servicios de Jujuy, y directora de la Federación de Inmobiliarias de la República Argentina (Fira), Susana Marino, planteaba un mercado de ventas de bienes inmuebles en la provincia totalmente paralizado, pero que aún se mantenía el sector de alquileres.

Recientemente, en declaraciones radiales dio un panorama no muy diferente, caracterizado por falta de demanda y oferta, y de propiedades que no se venden ni alquilan.

En ello también incide el sector de la construcción, que por el alto costo, con incrementos estimados en un 50%, inciden en los precios de las propiedades, por la dificultad en la recuperación de la inversión que cada vez extiende sus plazos.

La referente del sector inmobiliario destacó por otra parte que la renovación de alquileres en la provincia de Jujuy es del 35% anual. Planteó que otro de los factores que afectan al sector, en materia de alquileres, son los altos costos de servicios y los costos que para muchos de los demandantes suponen un 50% de sus haberes.

Otro punto en el que se explayó fue en el aumento que registró el sector de la construcción, lo que incide directamente en el costo de alquiler que ponen los propietarios.

A nivel nacional el panorama no es muy distinto. Recientemente se informó que la cadena Musimundo cerró su sucursal de Fisherton en Rosario, provincia de Santa Fe y despidió a 20 trabajadores. Esto se suma a los cierres de locales en Callao y Corrientes en la Ciudad de Buenos Aires; Mercedes; Saladillo: Pehuajó; Bragado; Chivilcoy y Trenque Lauquén, en la provincia de Buenos Aires; Neuquén; Famailla y Banda del río Salí en Tucumán, y la reciente de Jujuy. En la mayoría de los casos, los trabajadores se enteraron de los cierres cuando llegaron a los locales y los encontraron con la persiana baja.

En el ámbito rural tampoco es diferente. La Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (Cair) aseguró que el negocio inmobiliario rural sigue fluctuando desde hace varios años dentro de porcentajes “muy bajos”. Planteó que si bien en febrero se registró un repunte del 11% en las ventas y alquileres de campos, respecto de enero, cuando se hace la comparación con el mismo mes del 2018 la caída es del 25%.

El dato se obtiene a partir del Índice de Actividad del Mercado Inmobiliario Rural (Incair) que midió 29,74 puntos en febrero. “La base del Incair es de 97,5 puntos, que corresponde en forma histórica a su pico máximo registrado en septiembre del 2011” . Es un índice elaborado en base a los resultados de la encuesta mensual de actividad efectuada entre socios de Cair del país.

Fuente: El Tribuno