El país federal sigue en lista de espera

La coparticipación de enero se concentró en las regiones pampeana y central, y el 95% de subsidios al transporte va a Buenos Aires.

La coparticipación de enero se concentró en las regiones pampeana y central, y el 95% de subsidios al transporte va a Buenos Aires.

“Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”. La vieja frase intenta imputar a Dios nuestros vicios ancestrales. O, al menos, que se remontan a los tiempos de nuestra independencia.

El gobierno de Cambiemos proclama un plan de desarrollo del NOA y el NEA con una energía que no tuvieron los gobiernos anteriores. En los hechos, por ahora, los resultados no aparecen a la vista.

Un ejemplo: según Economía & Regiones, las transferencias de Coparticipación en enero sumaron $77.419 millones, respecto al mismo mes de 2017, incluyendo las transferencias de compensaciones del Acuerdo Fiscal. En términos reales, las transferencias por Coparticipación de impuestos se incrementaron +9,5%. Pero la Región Pampeana, compuesta por la Ciudad Autónoma y la Provincia de Buenos Aires, es la que más gana, consolidándose como la mayor receptora de recursos federales. Recibió el 25,8% del paquete de las transferencias automáticas. Junto con la región Centro (Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos) y Cuyo, acumularon el 58% del total de esas transferencias.

El NOA recibe el 18,8%.

Todas las provincias aumentaron nominalmente 33,7% la coparticipación, pero la región Pampeana, con el 42,1, es la única que superó esa media. Salta no estuvo tan mal, llegó al 33,3% de aumento.

El transporte

Otra asimetría chocante: el 95% de subsidios al transporte van a Buenos Aires. Según la consultora Idesa, la Ciudad Autónoma y la provincia de Buenos Aires tienen que resolver el tema del precio del boleto como lo hace el interior. A noviembre del 2017 los subsidios al transporte que financia la Nación ascendieron a $70 mil millones de los cuales:

* Unos $37 mil millones fueron a pasajes de colectivos de la región metropolitana.

* Otros $29 mil millones fueron a trenes de la región metropolitana.

“Esto significa que el 95% de los subsidios nacionales van a la región metropolitana”, explica la consultora cordobesa.

“Estos datos muestran la enorme magnitud de recursos nacionales usados en beneficio del área metropolitana y explican el hecho de que las tarifas en Buenos Aires sean sustancialmente más bajas que en el resto del país, aun considerando los aumentos anunciados”, interpreta, y puntualiza que “la distorsión es una herencia de la transferencia inconclusa de los servicios luego de la creación de la Ciudad Autónoma en 1996. Como ocurre en el resto del país, la CABA en coordinación con la Provincia de Buenos Aires asumen enteramente el financiamiento, la regulación y la gestión del transporte en la región metropolitana”.

Estos son datos que muestran la centralización exasperantemente unitaria en un país nominalmente federal.

Lo más sombrío: las economías regionales no repuntan y el crecimiento económico de 2017, también, estuvo concentrado en las regiones Pampeana y central

Fuente: El tribuno