Ya son 17 las familias de Moldes que apuestan a las huertas agroecológicas

Siete de ellas trabajan en la producción de 15 variedades de hortalizas y además venden salsas y escabeche. Otras diez comienzan un proyecto para cultivos de verano en  un invernadero 

Siete de ellas trabajan en la producción de 15 variedades de hortalizas y además venden salsas y escabeche. Otras diez comienzan un proyecto para cultivos de verano en  un invernadero
Coronel Moldes.- Las huertas agroecológicas han comenzado a tomar fuerza para la proveeduría de las familias de la localidad pero además se han convertido en una salida laboral con grandes posibilidades de crecimiento.

Casi una veintena de personas se han volcado a la actividad y trabajan en la producción de hortalizas y alimentos con valor agregado para la venta a la comunidad.

Así lo confirmó Héctor Álvarez, agente del Pro-Huerta del Inta de Coronel Moldes. Explicó que unas siete familias forman parte del proyecto Corazón Verde,  que “está en plena ejecución con una producción muy intensiva”.

Sostuvo que la iniciativa “causó un fuerte impacto en la sociedad y ahora el excedente de mercadería hizo que las familias estén en una etapa de valor agregado en origen. Justamente las coordinadoras del Inta, junto con las familias, ya están produciendo salsa de tomate y berenjenas en escabeche que corresponden a una gran producción”.

En este proyecto, el terreno que se utiliza para las huertas es prestado por un vecino de la localidad; y además del Inta, el Municipio y la empresa moldense Serra Hermanos brindan apoyo. El crecimiento de la producción es tal que el predio ya quedó pequeño. “Estaría faltando más tierra para cubrir las necesidades de la población porque fue muy favorable la acogida que tuvimos de la gente”, dijo el agente de Pro-Huerta. Inta define como agroecológico “todo sistema de producción sustentable en el tiempo, que mediante el manejo racional de los recursos naturales brinde alimentos sanos y abundantes, manteniendo o incrementando la fertilidad del suelo”. Es decir que las frutas y verduras que se obtienen no tienen “en ninguna etapa de su producción intervención de fertilizantes, herbicidas o pesticidas químicos, así como tampoco en los suelos donde son cultivados”.

Cultivos de verano

Diez familias moldenses están encabezando otro proyecto para iniciar el cultivo de verduras de verano con cobertura, en otro barrio de la ciudad. “En esta oportunidad se trata de un terreno cedido por la Municipalidad de Coronel Moldes, donde buscamos instalar un invernadero comercial muy importante. Esto se está desarrollando y ya ha sido elevado, esperamos tener la misma suerte que con la otra huerta que ya está funcionando”, dijo.

En este orden, indicó que “los tomates, pimientos y berenjenas se pueden desarrollar tranquilamente bajo cubierta. Lo que generalmente nos falta siempre es tierra. Comprar es casi imposible y alquilar es muy difícil, entonces se está haciendo en lotes que el Municipio tiene en comodato. Este segundo proyecto es de propiedad municipal y eso nos favorece para poder hacerlo”. Alvarez expresó que el objetivo “del intendente Jorge Costanzo es desarrollar proyectos en distintos puntos de la ciudad para comenzar a construir lentamente un cinturón verde que permita abastecer a las familias de un alimento sano y natural, a un muy buen precio”.

La producción actual

En el proyecto Corazón Verde que se está llevando a cabo, la producción “está basada en todo lo que sea verdura de hoja; es decir lechuga, rúcula, acelga. Además se inició fuertemente con la producción primavera-verano 2017-2018 con lo que es tomate, pimiento y berenjenas y ya se está iniciando la siembra con las variedades de Otoño-Invierno. Se trabaja con más o menos unas 15 variedades de hortalizas”, según detalló Alvarez. A su vez, manifestó que las verduras “se venden en la misma huerta porque ahí hay un trabajo diario, por lo que la gente las busca directamente ahí”.

Sin embargo, dijo también que “se ha participado en una feria que realiza la Municipalidad que se llama Mercado Local, y la intención es participar en la feria de Río Cuarto, Fericambio”.

“Muchísima gente se llega a comprar estas verduras y creo que si no vienen más es porque no se han enterado. Algunos no saben todavía, por eso también es importante que sigamos trabajando en la difusión”, dijo Álvarez.

Cabe agregar que las huertas están ubicadas en un predio de calle Sargento Cabral al 54.

Con miras al invierno

Por estos días, los integrantes de la huerta han envasado berenjenas, pimientos y tomates porque “ya se pasan de época” y no hay que desaprovechar absolutamente nada.

Claudia Francescato, licenciada en Administración Agropecuaria y coordinadora del grupo Amijugando, adelantó que por estos días se comenzará a sembrar verduras de otoño-invierno, tales como acelga, achicoria, rúcula, perejil y espinaca, como plantas de hoja. “En cuanto a las hortalizas, la época es ideal para sembrar coliflor, ajo, cebolla, rabanitos, zanahorias y repollos”, se explicó. Francescato dijo que el camino de impulsar las producciones hortícolas no son fáciles, pero lo más gratificante es ver cuando los integrantes de la huerta venden sus productos, obtienen su dinero y de este modo ayudan la economía familiar con una salida laboral que no es otra cosa que rendir un culto al trabajo. Para la especialista implica “volver a las fuentes”. “Al nuevo predio que nos ha cedido la Municipalidad lo estamos preparando, hay que cercarlo y rogar que llueva”, señalaron. Francescato también comentó que están elaborando un nuevo programa productivo denominado “Unidos por más vida verde”, que no es otra cosa que presentar un proyecto pensando en un próximo invernáculo, tal como lo tienen algunas escuelas especializadas en este tipo de producciones. “Hemos tenido algunos inconvenientes en el primer predio por un hecho vandálico. Nos fumigaron parte de los cultivos. Pero ya todo pasó; tras los análisis que se realizaron, se pudo comprobar que la tierra no tiene contaminación de ningún tenor por lo tanto se puede sembrar y cultivar sin riesgos. A este tipo de obstáculos inesperados, la gente que trabaja en la huerta responde con trabajo y muy buena producción”, indicó finalmente.

Fuente: Puntal